martes, 3 de julio de 2018

Fiesta de Santo Tomás


-


Fiesta de Santo Tomás



El patrón de los escépticos
tuvo que comprobar
la profundidad del amor
tocando la herida
en el costado del Amante.
Y así estableció la diferencia
entre la fe y la credulidad,
el creyente y el crédulo,
la Tierra y un pastel en los cielos
que si el camino a la justicia
conduzca al martirio
sea por el amor y la verdad
y no por el temor y la mentira.

.


-----© Rafael Jesús González 2018









miércoles, 27 de junio de 2018

luna llena: Es tan amable la luna


-
https://act.moveon.org/event/families-belong-together/search/



Es tan amable la luna


La luna llena se cuela
por entre las rejas de la cárcel
de niños
para recoger sus sollozos
en su delantal de luz
y llevárselos a sus padres
en cárcel de adultos
y traerles lamentos y bendiciones
de sus madres, sus padres
a los niños.
Es tan amable la luna
que no niega su luz
ni a los malvados traficantes de angustia.
Es tan amable la luna.


---------------© Rafael Jesús González 2018

             
 
https://act.moveon.org/event/families-belong-together/search/



-

jueves, 21 de junio de 2018

Solsticio veraniego y Cáncer

 -

*     *    *   

Nuesto rezo para el solsticio veraniego es por nuestro sanar. Lo peor en el carácter nacional estadounidense domina: desprecio por la justicia, por la democracia de la cual hacemos alarde, por la verdad mera, por la Tierra. El racismo, la absoluta crueldad, la locura nos gobiernan. La nación sufre una enfermedad del alma que amenaza a la vida misma. 

Pero también hay esperanza en la resistencia que surge de lo que es lo mejor en el pueblo: la compasión, el respeto a la justicia, veneración por la verdad, por la Tierra, la vida. En esto están nuestras esperanzas de sanar. La luz del amar tiene que tiunfar.


Solsticio veraniego y Cáncer



-
--

---------
Cáncer


 

El cangrejo anhela,
después del largo día,
arrancar del cielo
esa moneda de plata fría
que es la luna.
---Sus ojos son cuentas de rubí
---y en las entrañas
---guarda un perla sensitiva
que anhela llevar muy hondo,
---------------------muy hondo
al punto cardinal del agua,
---al fondo primordial del mar.




--------------© Rafael Jesús González 2018





 

-

martes, 5 de junio de 2018

Federico García Lorca 5/6/1898 - 19/8/1936


-

 


---------Sevilla de las Escobas

-------------------------a Federico García Lorca

Cuidado Sevilla que vas a perder el alma;
la Taberna de las Escobas ya está cerrada.

Hay sólo ecos en la solera
y donde corrían los finos,
amontillados y olorosos
está un ángel, piel de escarcha
con un copón de sollozos.

Cuidado Sevilla mía, Sevilla de los gitanos
que en el rincón de guitarras
sólo hay papeles floreados.

Lope con elegante ademán bebe su solera fina
dando la espalda a Byron y Béquer
que se disputen el amor de La Giralda.
Cervantes y Dumas discuten en laberintos de sueños
el hecho que la taberna fue violada por sus dueños.

(En el portón del Patio de las Naranjos
los santos de piedra guardan
sus silencios almidonados.)

El cardenal arzobispo trata de ocultar
bajo su casulla de oro
el tiritar de pericos y la luz de su tesoro.

¡Ay! hija de La Giralda, Sevilla enamorada,
la Taberna de las Escobas ya está cerrada;
un azulejo malhecho lo hace de epitafio oscuro
donde un barbero burlón se mira fumando un puro.

Allá en el Cortijo de Frías los condes cantan borrachos
y en el puente de San Telmo el río se cruza de brazos
mientras al pie de la Torre del Oro
se enamoran los muchachos.

¡Ay! Sevilla de naranjos, de aceitunas y claveles
ni bulerías ni soleares podrán cambiarte la suerte.

(En la sala capitular al centro de la cabeza
tengo un concilio de duendes
para canonizar la taberna.)



 

-----------------------------------------© Rafael Jesús González 2018
 







 
 
 
-

martes, 29 de mayo de 2018

luna llena: Insomnia lunar

-


Insomnia lunar


La luna llena de luz
me ha espantando el sueño
que sacó la cabeza de bajo del ala,
y tomó inmediato y silencioso vuelo
a quien sabe que rumbo de la noche.

Guardaré vigilia hasta que vuelva.




-----------© Rafael Jesús González 2018




                   



-

lunes, 28 de mayo de 2018

Día de Conmemoración EE.UU.


-



 
Celebrando el Día de Conmemoración reflexionemos sobre el hecho de que los Estados Unidos está y ha estado en estados de guerra constantes desde su principio. Guerra, la causa principal del derroche de la Tierra y criando cambio climático, derrochando vidas (vidas estadounidenses y aun más vidas en los países que invadimos o en que "intervenimos"), derrochando recursos que ni la Tierra ni nosotros podemos permitir.

Ahora los Estados Unidos es gobernado por su Presidente No. 45, un hombre de disposición autoritaria, un descarado mentiroso sin ningún respeto por la verdad, ignorante del gobierno e intento en hacer guerra — guerra nuclear.

Y la democracia por la cual hemos luchado desde la incepción de los Estados Unidos está en riesgo. Nuestra mejor esperanza ahora es recuperar el Congreso del control Republicano que tan conforme ha sido con una Casa Blanca autoritaria llena de corrupción y nepotismo. A nivel nacional, a nivel estatal y a nivel local debemos elegir hombres y mujeres que verdaderamente creen y obran por la justicia, la paz, el bienestar de la Tierra y la democracia para todos.

Las elecciones primarias de mitad de periodo nos llegan. (En California son el 5 de junio.) Asegúrese de votar.

Hace ya tiempo que he compartido mi pensar durante mi visita al Monumento a Vietnam en 2006 como mi modo de celebrar el Día de Conmemoración:






El primer día en Washington D.C., en el calor de agosto, justo del Museo del Indio Americano, llevo mi camiseta con la imagen del apache Jerónimo y sus compañeros armados que lee, “Homeland Security, Luchando contra el Terrorismo desde 1492.” Camino por la alameda, el Mall, rodeo el obelisco del monumento a Washington, sigo la alberca, paso el templo griego de mármol blanco del monumento a Lincoln, al Muro de Vietnam — peregrinaje al monumento a “mi guerra,” mía no porque luché en ella, sino porque luché en oposición de ella — corazón, mente y alma.

Mi intención, un tipo de penitencia, como decir el rosario, es empezar de una punta a la otra y leer cada uno y todos los 58, 245 nombres, imaginándome un rostro, una edad, una historia, una vida. Sé que será difícil, pero no lo creo imposible (ni siquiera se alude ni a uno de los cinco millones de nombres de los vietnamitas muertos.) Empiezo con un nombre, John H. Anderson Jr. (PFC, 19 años de edad, muerto el 25 de mayo 1968, más tarde busco en la lista), luego varios, aumentando exponentemente. Se me hace más y más difícil enfocarme, las caras, las figuras de familias, amantes, turistas reflejados moviéndose contra el espejo del Muro de granito negro es una distracción, su parloteo, a veces su risa, una intrusión en mis meditaciones. A grado que el Muro se hace más largo, se eleva más y más alto hacia el centro, los nombres se amontonan uno sobre el otro, se amontonan alto y apretado, a veces difíciles de distinguir, no sé si por la cantidad, la altura, el relumbre del sol o las lágrimas que me llenan los ojos. Los nombres, las letras se borran, se corren una contra la otra.

Empiezo a pasar los nombres por en cima, dejar mi atención caer sobre un nombre u otro, un Smith, un Cohen, un Bankowski, un O’Mally, un Chan, indudablemente un González aquí y allá — toda cultura Europea y muchas otras representadas por un nombre. ¿Cómo llegaron a estar allí, que historia de necesidad, que mito o sueño suyo, o de algún antepasado reciente o lejano, los trajeron a ser “americano” y morir en una guerra sin sentido o razón?

Después de algún tiempo mi lectura se hace superficial, paro de vez en cuando, me arrodillo a levantar y leer una carta, una nota de testimonio — de amor, de recuerdo — depositada al pie del Muro por algún sobreviviente, esposa, novia, madre, padre, hijo, sobrino, sobrina, amigo. Una bandera aquí y allá, una flor (la mayoría artificiales, unas cuantas en botellas de refresco, marchitándose en el bochorno.)

La mente se me entume gradualmente, a veces casi halucinante, se desvía — imagina ver allí el nombre de un cobarde adinerado con conexiones políticas poderosas que ahora habita una casa blanca no lejos de aquí.

* ------*------ *
Dicen que los muertos viven mientras sean recordados. ¿Cuántos de los nombres aquí grabados son aun recordados? Algunas personas, poniendo trozos de papel contra la piedra negra hacen borradores. La mayoría se apresuran, los muchachos impacientes a llegar al final, los nombres cincelados allí no lo suficiente interesantes para captarles la atención. Los nombres.

El año pasado, Xochipilli, mi grupo de hombres dedicado a la ceremonia, en colaboración con el ‘Proyecto Rostros de la Guerra’, montó una ofrenda a las víctimas de la guerra para la Celebración Comunitaria del Día de Muertos en el Museo de California en Oakland. La ofrenda se puso contra las paredes cubiertas de las fotografías y nombres de los soldados estadounidenses muertos en Irak, los nombres, sin fotografías, de muertos Iraki. Los nombres, aun frescos, vivientes en la memoria reciente. Otra guerra, tan insensata, tan irredimible como la de Vietnam. Estoy cansado, la cara húmeda de sudor y llanto que no me preocupo de limpiar. Me miran los turistas, respetuosamente guardan la distancia, alejan la mirada. Sienten que esta, la de Vietnam, es mi guerra; no sé si mi camiseta les sugiera por que.

* ------*------ *
Llego al otro extremo del Muro, Jessie Charles Alba (Sgt., 20 años de edad, muerto el 25 de mayo 1968, a mediados de la guerra.)

* ------*------ *

Retrazando mis pasos a lo largo de la alberca, me siento obligado a subir los escalones del monumento a Lincoln desde los cuales Marian Anderson una vez cantó, desde los cuales Martin Luther King, Jr. habló de su sueño. Paro ante la figura colosal de Lincoln entronizado y leo sus palabras cinceladas en el mármol blanco a su derecha: “. . . un gobierno del pueblo, para el pueblo, del pueblo . . .” Esperanza pía devotamente anhelada.
-
Washington D.C.; 15 de agosto 2006


------------------------------------------© Rafael Jesús González 2018




-
-

lunes, 21 de mayo de 2018

Géminis

-


 

------------Géminis

Los gemelos,
él con collar de esmeraldas,
ella con collar de perlas,
arrullan en sus brazos
------al aire inconstante
y en sus manos llevan
puños de azogue inquieto.
Miden la dualidad
y en su intelecto brillan
las luces lejanas de Mercurio.





---------© Rafael Jesús González 2018






-