martes, 4 de julio de 2017

Fiesta de indepencia EE. UU.


------------------

La libertad de una democracia no es salva si el pueblo tolera
el crecimiento del poder privado hasta al punto en que se hace
más fuerte que su estado democrático mismo. Eso en esencia
es el Fascismo — posesión del gobierno por un individuo,
por un grupo, o por un partido privado dominante.

 ---------------------------- Presidente Franklin D. Roosevelt



------------Declaración repasada


 

Tenemos estas verdades

de por si evidentes, dijeron,

que todos hombres (con tal que sean

de ascendencia Europea, no mujeres,

y de ciertos bienes)

son creados iguales,

que son dotados

por su Creador

con ciertos derechos inalienables

(tales como los de esclavizar a otros, 
quitarles sus terrenos,
y de destrozar la Tierra),

que entre ellos son

la vida (para los tales privilegiados),

la libertad (para cuales la puedan)

y la búsqueda (si pueden)

de la felicidad (medida

por cuanto consuman.)



A esta declaración comprometieron

sus vidas (?), sus fortunas (esa parte

no metida en bancos extranjeros 
y protegida de impuestos),

y su "Honor Sagrado."




--------------------------------------------© Rafael Jesús González 2017





 



 -

miércoles, 21 de junio de 2017

solsticio veraniego, Cancer


-
solsticio veraniego, Cancer



-
--


---------
Cáncer



El cangrejo anhela,
después del largo día,
arrancar del cielo
esa moneda de plata fría
que es la luna.
---Sus ojos son cuentas de rubí
---y en las entrañas
---guarda un perla sensitiva
que anhela llevar muy hondo,
---------------------muy hondo
al punto cardinal del agua,
---al fondo primordial del mar. 





--------------© Rafael Jesús González 2017




-

viernes, 9 de junio de 2017

luna llena: Escucha a luna


-


Escucha a luna


Sal de tu puerta
y ve la luna, escucha
y trata de entender
lo que te diga;
no dependas de mí;
no soy seguro
de mi traducción.




-----© Rafael Jesús González 2017





                    


-

martes, 30 de mayo de 2017

La Presa - número 2 - mayo 2017


-




Tres Caprichos Lunáticos


1.

Luna Plena Gong de Platino


La luna plena, gong de platino,
cuelga sobre un vasto
horizonte de silencios;
el golpe del mazo que le dio
       el ángel Erosel
en un tiempo
       más allá del nuestro
              nos aturde —
       es asordante su quietud.


2.

Luna Plena Candado de Plata


La luna plena, gran candado de plata,
cuelga en la puerta del cielo,
una de las tantas estrellas,
la llave que lo abra.


3.

Luna Plena Prensa de Lagar


En la luna plena, prensa de lagar,
caen los racimos de estrellas
que sueltan sus zumos de luz.
Del vino que los años fermentan
se embriaga el corazón.




                  -------------------------------------© Rafael Jesús González 2017 


 




Sitios sagrados


Xochicalco

En el lugar de la casa de las flores
donde la serpiente pluma de piedra
ondula a través de los muros
se oyen las voces lejanas
de los guerreros y los sacerdotes,
los astrónomos que marcan
las trayectorias de los luceros;
los cantos como humo perfumado
llenan los rincones
de las plazas y los templos,
       de los valles y los cerros


Tepozteco

En la subida del monte
hacia el sitio sagrado
se encuentran ofrendas sacrilegiosas:
botellas de plástico, botes de aluminio,
cáscaras de naranja.
Aun en las escaladas hacia los templos
se encuentran pintadas
las bobas declaraciones de amor:
       “Te amo Lupita.”
Han huido los dioses
y los ecos que predominan en las cortes
es el parloteo de turistas.


Palenque

En la corte de los cautivos
donde al Señor y su Señora Madre
reciben los prisioneros
de lo cuales algunos serán sacrificados
se exalta la guerra.
Por lo destruidos que sean los templos,
lo extraño que sean los glifos,
no nos sentimos ajenos —
nosotros también exaltamos la guerra. 




--------------------------------------© Rafael Jesús González 2017

lunes, 29 de mayo de 2017

Día de la Conmemoración EE. UU.






En celebrar el Día de Conmemoración reflexionemos sobre el hecho de que los Estados Unidos está y ha estado en estados constante de guerra desde su principio. Guerra, la causa principal del derroche de la Tierra (criando cambio climático), derrochando vidas (vidas estadounidenses y aun más vidas en los países que invadimos o en que “intervenimos”), derrochando recursos que ni la Tierra ni nosotros podemos permitir.

Invadimos a otros países sin provocación y en algún perverso “doble-hablar”, le llamamos “defensa.” Mandamos soldados a matar y ser matados y decimos que lo hacen “para defender del país,” “para proteger nuestros intereses” aunque la verdad es que los únicos intereses que los militares protegen son los intereses del 1% que poseen el gobierno y somos nosotros quienes pagamos por sus guerras.

El país tiene larga historia de ser gobernado por belicistas (de verdad es difícil nombrar los que no lo han sido.) Para acabarla de moler a algunos de estos se les ha dado (sin merecerlo) Premios Nobel de la Paz.

Hay un silencio público ensordecedor sobre el asunto. En el calor de la resistencia al fascismo sobre la nación la guerra no ha sido discutida — silencio aun cuando estamos en proceso de una nueva guerra mundial.

Celebrando el Día de la Conmemoración recordamos a los caídos en el campo de batalla — y también las razones necias y/o villanas por las guerras en que cayeron. Lamentando aquellos que mueren en guerras perpetuas, ambos combatientes y civiles, comparto con ustedes algunos pensamientos de mi cuaderno de notas del verano hace diez años cuando estuve en Washington D.C. y visité el monumento a la guerra en Vietnam. Otra vez más nos encontramos como nación en guerras continuas que hacen derroche de la Tierra y de vidas y de recursos. Si verdaderamente honráramos a nuestros muertos en guerra, si verdaderamente los amáramos y amáramos a la Tierra y a la justicia y la paz, encontraríamos un modo de ponerle fin a la guerra.



Reflexiones sobre el Muro


El primer día en Washington D.C., en el calor de agosto, justo del Museo del Indio Americano, llevo mi camiseta con la imagen del apache Jerónimo y sus compañeros armados que lee, “Homeland Security, Luchando contra el Terrorismo desde 1492.” Camino por la alameda, el Mall, rodeo el obelisco del monumento a Washington, sigo la alberca, paso el templo griego de mármol blanco del monumento a Lincoln, al Muro de Vietnam — peregrinaje al monumento a “mi guerra,” mía no porque luché en ella, sino porque luché en oposición de ella — corazón, mente y alma.

Mi intención, un tipo de penitencia, como decir el rosario, es empezar de una punta a la otra y leer cada uno y todos los 58, 245 nombres, imaginándome un rostro, una edad, una historia, una vida. Sé que será difícil, pero no lo creo imposible (ni siquiera se alude ni a uno de los cinco millones de nombres de los vietnamitas muertos.) Empiezo con un nombre, John H. Anderson Jr. (PFC, 19 años de edad, muerto el 25 de mayo 1968, más tarde busco en la lista), luego varios, aumentando exponentemente. Se me hace más y más difícil enfocarme, las caras, las figuras de familias, amantes, turistas reflejados moviéndose contra el espejo del Muro de granito negro es una distracción, su parloteo, a veces su risa, una intrusión en mis meditaciones. A grado que el Muro se hace más largo, se eleva más y más alto hacia el centro, los nombres se amontonan uno sobre el otro, se amontonan alto y apretado, a veces difíciles de distinguir, no sé si por la cantidad, la altura, el relumbre del sol o las lágrimas que me llenan los ojos. Los nombres, las letras se borran, se corren una contra la otra.

Empiezo a pasar los nombres por en cima, dejar mi atención caer sobre un nombre u otro, un Smith, un Cohen, un Bankowski, un O’Mally, un Chan, indudablemente un González aquí y allá — toda cultura Europea y muchas otras representadas por un nombre. ¿Cómo llegaron a estar allí, que historia de necesidad, que mito o sueño suyo, o de algún antepasado reciente o lejano, los trajeron a ser “americano” y morir en una guerra sin sentido o razón?

Después de algún tiempo mi lectura se hace superficial, paro de vez en cuando, me arrodillo a levantar y leer una carta, una nota de testimonio — de amor, de recuerdo — depositada al pie del Muro por algún sobreviviente, esposa, novia, madre, padre, hijo, sobrino, sobrina, amigo. Una bandera aquí y allá, una flor (la mayoría artificiales, unas cuantas en botellas de refresco, marchitándose en el bochorno.)

La mente se me entume gradualmente, a veces casi halucinante, se desvía — imagina ver allí el nombre de un cobarde adinerado con conexiones políticas poderosas que ahora habita una casa blanca no lejos de aquí.

* ------*------ *
Dicen que los muertos viven mientras sean recordados. ¿Cuántos de los nombres aquí grabados son aun recordados? Algunas personas, poniendo trozos de papel contra la piedra negra hacen borradores. La mayoría se apresuran, los muchachos impacientes a llegar al final, los nombres cincelados allí no lo suficiente interesantes para captarles la atención. Los nombres.

El año pasado, Xochipilli, mi grupo de hombres dedicado a la ceremonia, en colaboración con el ‘Proyecto Rostros de la Guerra’, montó una ofrenda a las víctimas de la guerra para la Celebración Comunitaria del Día de Muertos en el Museo de California en Oakland. La ofrenda se puso contra las paredes cubiertas de las fotografías y nombres de los soldados estadounidenses muertos en Irak, los nombres, sin fotografías, de muertos Iraki. Los nombres, aun frescos, vivientes en la memoria reciente. Otra guerra, tan insensata, tan irredimible como la de Vietnam. Estoy cansado, la cara húmeda de sudor y llanto que no me preocupo de limpiar. Me miran los turistas, respetuosamente guardan la distancia, alejan la mirada. Sienten que esta, la de Vietnam, es mi guerra; no sé si mi camiseta les sugiera por que.

* ------*------ *
Llego al otro extremo del Muro, Jessie Charles Alba (Sgt., 20 años de edad, muerto el 25 de mayo 1968, a mediados de la guerra.)

* ------*------ *

Retrazando mis pasos a lo largo de la alberca, me siento obligado a subir los escalones del monumento a Lincoln desde los cuales Marian Anderson una vez cantó, desde los cuales Martin Luther King, Jr. habló de su sueño. Paro ante la figura colosal de Lincoln entronizado y leo sus palabras cinceladas en el mármol blanco a su derecha: “. . . un gobierno del pueblo, para el pueblo, del pueblo . . .” Esperanza pía devotamente anhelada.
-
Washington D.C.; 15 de agosto 2006

© Rafael Jesús González 2017


.Memorial Day en Arlington National Cemetery 

-
-
-

domingo, 21 de mayo de 2017

Géminis

-


 

------------Géminis

Los gemelos,
él con collar de esmeraldas,
ella con collar de perlas,
arrullan en sus brazos
------al aire inconstante
y en sus manos llevan
puños de azogue inquieto.
Miden la dualidad
y en su intelecto brillan
las luces lejanas de Mercurio.





---------© Rafael Jesús González 2017






-

domingo, 14 de mayo de 2017

Día de madres EE. UU.

-

El Día de madres se celebra en los Estados Unidos el segundo domingo de mayo, y por el mundo entero en distintas fechas. Pero en todas, este día en el cual se le rinde veneración de corazón a la madre es a la vez pretexto para un sentimentalismo empalagoso que el comercio fomenta para vender tarjetas sacarinas, claveles sin aroma, y chucherías para aumentar las ganancias.

Olvidamos el origen de esta fiesta relativamente moderna. El Día de Madres empezó después de la guerra civil de los Estados Unidos como protesta a la mortandad en esa guerra por las mujeres que habían perdido a sus hijos a la guerra. Tal fue el principio del Día de Madres anual propuesto por una madre. Brindemos de todo corazón nuestros homenajes a todas nuestras madres y las madres de todos y no caigamos en el sentimentalismo fácil sino dediquémonos a evitar el sufrimiento de toda madre (y sus hij@s): la pobreza, el hambre, el abandono, el desamparo, falta de educación, violencia, la guerra.


Rafael Jesús González




Aquí la proclamación de 1870:

¡Levantémonos, entonces, mujeres de este día! ¡Levantémonos todas las mujeres que tengamos corazones, sea nuestro bautismo de agua o de temores! Digamos firmemente: “No permitiremos que las grandes cuestiones sean decididas por agencias que no vienen al caso. Nuestros esposos no vendrán hediendo a carnicería a nosotras por caricias y aplauso. No se nos quitarán a nuestros hijos para que desaprendan todo lo que les hemos podido enseñar de la caridad, la piedad y la paciencia.Nosotras las mujeres de un país seremos demasiadas tiernas de las de otro país para permitir que nuestros hijos sean entrenados a dañar a los suyos. Del pecho de la Tierra devastada una voz se alzará con la nuestra. Dice, “¡Desarmad, desarmad! La espada del homicidio no es la balanza de la justicia.”

La sangre no limpia nuestra deshonra ni la violencia indica posesión. Como los hombres han a menudo abandonado el arado y el yunque a la citación de la guerra, que las mujeres ahora dejen todo lo que se pueda dejar del hogar para un gran y fervoroso día de deliberación. Que se encuentren primero, como mujeres, para llorar y conmemorar a los muertos.

Que entonces solemnemente se aconsejen unas con la otras de modo que la gran familia humana pueda vivir en paz, cada quien llevando a su propio tiempo la empresa sagrada, no la de César, sino la de Dios.

En el nombre de la mujer y de la humanidad, fervorosamente pido que un congreso general de mujeres sin limites de nacionalidad sea designado y convocado en algún lugar determinado más conveniente y en el más cercano periodo consistente con sus objetivos, promover la alianza de las distintas nacionalidades, la resolución amigable de cuestiones internacionales, los grandes y generales intereses de la paz.





-